“…un hombre llamado José, de la casa de David…”

Devociones

a San José

PARA EL DÍA 19 DE CADA MES

Comenzar con la señal de la cruz y el acto de contrición.

ORACIÓN A MARÍA SANTÍSIMA
Amabilísima Madre mía; pues gustáis tanto de que veneremos a vuestro querido esposo San José, encended más en mi corazón la llama de la devoción a tan gran santo, y por la reverencia y amor que le tenéis, os suplico me alcancéis de vuestro divino Hijo el perdón de mis pecados y la gracia que necesito para mi salvación; favor que espero no me negaréis poniendo por medianero a mi patrón y abogado San José. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

ORACIÓN A SAN JOSÉ
Gloriosísimo patriarca San José, dignísimo esposo de la Madre de Dios, padre adoptivo de nuestro adorable Redentor y poderosísimo abogado nuestro en toda tribulación, en toda necesidad y en todo peligro: os elijo por mi patrón y abogado para toda mi vida y para mi muerte. Os pido humilde y con toda mi alma que me recibáis, santo mío, por perpetuo siervo y esclavo vuestro, y que con vuestro poderoso valimiento me alcancéis la continua protección de vuestra Esposa, la Inmaculada Virgen María y las misericordias de mi amantísimo Jesús. Asistidme siempre y bendecid mis palabras, obras, acciones, pensamientos y deseos para que en todo me conforme a la voluntad divina, y así, sirviéndoos constantemente, logre con vuestro patrocinio una feliz muerte. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

V. Jesús, José y María,
R. os doy el corazón y el alma mía.

V. Jesús, José y María,
R. asistidme en mi última agonía.

V. Jesús, José y María,
R. en Vos descanse en paz el alma mía.

Felicitaciones a San José por sus siete principales privilegios y las felicidades dispensadas por el Señor:

PRIMER PRIVILEGIO
Os felicito, glorioso San José, y doy infinitas gracias a Dios por haberos escogido para padre adoptivo de su unigénito Hijo y para guía del mismo Jesús y de su Santísima Madre en sus penosos viajes durante su vida mortal: por esta vuestra felicidad, os suplico que me guiéis en mi viaje de esta vida a la eterna, alcanzándome la gracia de purificar a menudo mi alma en el santo Sacramento de la Penitencia. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

Rezamos un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

V. Jesús, José y María,
R. os doy el corazón y el alma mía.

V. Jesús, José y María,
R. asistidme en mi última agonía.

V. Jesús, José y María,
R. en Vos descanse en paz el alma mía.

SEGUNDO PRIVILEGIO
Os felicito, glorioso San José, y doy infinitas gracias a Dios porque os concedió el favor de guardar de la persecución de Herodes, para beneficio del mundo, a Jesucristo, verdadero Pan de vida: por esta vuestra felicidad os suplico, que me abonéis la de recibirle dignamente con frecuencia, y particularmente, antes de morir, por viático y prenda de la vida eterna. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

Rezamos un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

V. Jesús, José y María,
R. os doy el corazón y el alma mía.

V. Jesús, José y María,
R. asistidme en mi última agonía.

V. Jesús, José y María,
R. en Vos descanse en paz el alma mía.

TERCER PRIVILEGIO
Os felicito, glorioso San José, y doy infinitas gracias a Dios, porque os concedió la dicha de fortaleceros y santificaros con el frecuente contacto y el trato íntimo de nuestro adorable Redentor: por esta vuestra felicidad os suplico que me alcancéis la de no morir sin el auxilio espiritual del Sacramento de la Extremaunción que alivia la enfermedad corporal, si conviene, y sana el alma de las reliquias de los pecados. Así sea, Jesús, María y José. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

Rezamos un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

V. Jesús, José y María,
R. os doy el corazón y el alma mía.

V. Jesús, José y María,
R. asistidme en mi última agonía.

V. Jesús, José y María,
R. en Vos descanse en paz el alma mía.

CUARTO PRIVILEGIO
Os felicito, glorioso San José, y doy infinitas gracias a Dios porque os concedió una fe vivísima y constante con la que creísteis que era obra del Espíritu Santo el fruto de vuestra purísima Esposa: por esta vuestra felicidad, os suplico que me alcancéis la incomparable de vivir y morir con la mayor firmeza en la santa fe católica. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

Rezamos un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

V. Jesús, José y María,
R. os doy el corazón y el alma mía.

V. Jesús, José y María,
R. asistidme en mi última agonía.

V. Jesús, José y María,
R. en Vos descanse en paz el alma mía.

QUINTO PRIVILEGIO
Os felicito, glorioso San José, y doy infinitas gracias a Dios por haberes escogido para fiel ministro de Jesús y María en la tierra: por esta vuestra gran felicidad, os suplico que me alcancéis la de saberos imitar, sirviendo fiel y constantemente a Dios y a su divina Madre. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

Rezamos un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

V. Jesús, José y María,
R. os doy el corazón y el alma mía.

V. Jesús, José y María,
R. asistidme en mi última agonía.

V. Jesús, José y María,
R. en Vos descanse en paz el alma mía.

SEXTO PRIVILEGIO
Os felicito, glorioso San José, y doy infinitas gracias a Dios porque os concedió la gracia de morir asistido con el mayor cariño por Jesús y María: por esta vuestra inefable felicidad, os suplico que me alcancéis la de morir abrasado en amor de Dios y asistido por vuestra inmaculada Esposa y por Vos mismo. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

Rezamos un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

V. Jesús, José y María,
R. os doy el corazón y el alma mía.

V. Jesús, José y María,
R. asistidme en mi última agonía.

V. Jesús, José y María,
R. en Vos descanse en paz el alma mía.

SÉPTIMO PRIVILEGIO
Os felicito, glorioso San José, y doy infinitas gracias a Dios por el privilegio que os cupo de resucitar con Jesucristo y subir a la eterna gloria: por esta vuestra dicha, os suplico que me alcancéis la de encontrarme en la hora de mi muerte, dispuesto para merecer, desde aquel momento, el descanso eterno de los santos. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

Rezamos un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

V. Jesús, José y María,
R. os doy el corazón y el alma mía.

V. Jesús, José y María,
R. asistidme en mi última agonía.

V. Jesús, José y María,
R. en Vos descanse en paz el alma mía.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: