Octavo día a Santiago Apóstol

Constantísimo soldado de Jesucristo, que por servirle leal y valerosamente, no sosegasteis hasta derramar gustosamente vuestra sangre, y rendir por Él vuestra cabeza al cuchillo, yo os engrandezco y alabo por esa heroica constancia; y os suplico rendidamente me alcancéis la que necesito, para estar pronto a perder antes mil vidas que faltar a la ley que debo a mi Dios y mi Criador. Y pues vuestro celo fue tanto, que aun cuando os llevaba al suplicio, tuvisteis compasión de un paralítico dándole perfecta salud, y orasteis a Dios tan eficazmente por vuestro declarado perseguidor Josías, que le hicisteis tan amigo vuestro, que logró a vuestro lado la corona del martirio; miradme, Santo mío, con ojos de igual piedad. En mi alma, y en las de otros hay mucho que sanar, y no hay poco que convertir. Sanadnos, Patrón amable, y convertidnos. Alentad nuestro espíritu y confortadlo, para resistir firmemente los combates del enemigo, y perder cuando sea necesario, honra, vida y hacienda, antes que perder la gracia, perseverando siempre en ella, hasta poseer la Gloria. Amén.

Volver

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: